Solo el 20% de los compañeros que comenzó conmigo el Doctorado ha defendido su tesis doctoral. Los demás abandonaron sus investigaciones por motivos familiares o laborales. Actualmente, solo dos compañeros continúan con la tesis después de 15 años trabajando en ella. ¿Cómo evitar el bloqueo? ¿Cómo continuar sin desesperarse y abandonar tu sueño?

A continuación, comparto 10 consejos basados en mi propia experiencia. Obtener el Doctorado depende en gran medida de llevar a cabo estas recomendaciones porque el camino puede estar lleno de piedras. Si fuera fácil, todo el mundo tendría una tesis doctoral. Estos consejos te allanarán el camino:

1. Escoge un tema que te guste

Vas a dedicarle muchas horas al día, todos los días y durante varios años. Si escoges un tema que te guste, no te dará pereza dedicar 12 horas al día para buscar información, leer y escribir sobre ello.

2. Elige un buen director

Será tu apoyo durante el proceso, te guiará y te animará en los peores momentos. No escojas al ‘primero que pase’ y busca información sobre sus publicaciones científicas, experiencia laboral, etc.

Esta figura será importante durante y después de la tesis porque siempre recordarás su ayuda, por eso es probable que la relación con tu director termine en una bonita amistad.

3. Planifica fechas de entrega

El calendario será tu mejor amigo. Debes organizar bien tu estudio: planifica un horario de búsqueda de información, lectura y escritura; fija fechas de entrega de epígrafes, para que el director pueda ir corrigiendo. Cumple los tiempos y sé exigente contigo mismo. El director y tú debéis estar en total sintonía para que el trabajo avance.

4. Acota y sitentiza

La mejor virtud para acabar la tesis es saber acotar. Hay que centrarse en el tema escogido y en los objetivos y preguntas de investigación planteadas. No te compliques la vida: la calidad de la tesis no se mide por el número de páginas.

5. Haz copias de seguridad

Asegúrate de que cada actualización tiene al menos una copia de seguridad. Tienes millones de posibilidades para tener copias de seguridad, en muchos casos gratuitas, pero si necesitas pagar, no escatimes y hazlo. Es la mejor inversión. En mi caso, las copias de seguridad las hacía en un disco externo, en Dropbox y Drive. El nombre que le pongas a los documentos también te ayudará a tenerlo todo organizado. En mi caso, por epígrafes y fechas.

6. Mantén tus amistades

Es probable que la tesis centre tu vida, te absorba y te olvides de que hay personas que te echan de menos. Cuida a la familia y a los amigos porque ellos serán tu mayor apoyo. Procura quedar con ellos y hablar de otros temas que no sea de tu tesis. Ellos también tienen una vida, probablemente más interesante que la tuya en este momento, así que interésate por sus cosas porque te servirá para despejar la mente.

7. Ilusiónate cuando llegue la monotonía

Busca motivos para ilusionarte con la tesis. Realmente, es como una relación sentimental: al principio, estás ilusionado porque los comienzos siempre son bonitos y apasionantes, pero con el paso del tiempo, llega la monotonía. Entonces, es hora de ilusionarse de nuevo. En mi caso, me ilusionaba pensar en la defensa pública, planificar el día, la comida… Ese día, por cierto, fue de los más felices de mi vida: asistieron 120 invitados a la defensa e hice una fiesta por todo lo alto, que terminó de madrugada.  

8. Haz ejercicio

Pasas mucho tiempo sentado y pensando en el mismo tema durante horas, así que haz al menos una hora de ejercicio al día. Lo mejor para liberar estrés son ejercicios de fuerza, entonces anímate a ir al gimnasio y verás cómo resucitas cada día física y mentalmente.

9. Come sano

Olvídate de los ultraprocesados y come de manera consciente, disfrutando de cada bocado, pero lo más sano posible. No abuses de los carbohidratos ni de las bebidas con gas. Procura ingerir alimentos que favorezcan la concentración: avena, nueces, huevos, atún, café y te.

10. Duerme siete horas

La experiencia me dice que la manera de rendir académica y profesionalmente es durmiendo siete horas, a mí al menos me funciona. Mi horario de sueño cuando estaba haciendo la tesis era de 24:00 a 7:00 h. Actualmente, sigo durmiendo siete horas: a las 23:30 h me suena una alarma para irme a la cama y a las 6:30 h, el despertador. Y si tienes la suerte de tener un sueño profundo y reparador, entonces estás de enhorabuena, porque el descanso de calidad está relacionado con la productividad.

Si has hecho la tesis, te animamos a compartir tus consejos. ¿Qué recomendaciones le darías a los estudiantes que estén con el doctorado?